lunes, 23 de noviembre de 2009

Cómo limpiar y dejar como nuevo su PC

Nada como una computadora nueva, recién llegada de la tienda, flamante, impecable y limpia. Pero el tiempo va pasando, lo que era blanco se va tornando gris, y lo que estaba limpio se pone grasiento. A ese paso, la suciedad toma posesión del equipo.

En dispositivos portátiles el problema es aún mayor: la versatilidad de tales equipos implica llevarlos a la cocina a la hora de probar una receta nueva; a la sala a la hora de trabajar, a la habitación a la hora del descanso, y a veces hasta el baño a la hora de aquella lectura solitaria. Por más cuidado que se tome, es inevitable, en algún momento la computadora necesitará de una buena limpieza.

Pero, ¡a no desesperar! Por más percudida que haya quedado su computadora, es posible dejarla brillante, como nueva sin mucho esfuerzo.

Ante todo, olvídese del alcohol y similares. Productos para limpieza muy concentrados pueden arruinar definitivamente los equipos. En cambio, ármese con un grupo de paños nuevos y secos. Son muchas las empresas que ofrecen productos destinados a la limpieza de computadores. Sin embargo, además de paños, pueden usarse las toallitas humedecidas para la higiene de los bebés, que son excelentes aliados para una computadora limpia.

Ordene la mesa y, antes de comenzar la limpieza, limpie la superficie. Pase un trapo seco para retirar todo el polvo; en caso contrario cabellos, hilachas y otros enemigos de la limpieza pueden obstaculizar la tarea.

Una vez que la mesa esté limpia y lista para recibir el equipo, desenchufe la computadora. Si se trata de una PC de escritorio, sáquele todos los cables. Y si hablamos de una notebook, retire la batería para no correr el riesgo de recibir alguna descarga o dañar el equipo.

Huellas en la pantalla

Los monitores sufren con las marcas de los dedos, pero el problema es aún mayor para los smartphones y laptops. La manipulación de tales dispositivos es fatal para la pantalla, que en poco tiempo llega a tener más huellas digitales que el pasamanos del subterráneo.

Recuerde que existen dos tipos de monitores: los más antiguos, con tubos, llamados CRT; y los más modernos y delgados, que se denominan LCD. Los antiguos CRT poseen un vidrio protector que dispensa grandes cuidados; pero el monitor LCD utiliza sólo finas capas de protección.

Para aliviar la presión a la hora de la limpieza, acueste el monitor sobre la mesa, y pase un paño seco sobre el monitor para retirar el polvo superficial. Si usted usa un producto específico para la limpieza de pantallas, el truco es no aplicarlo directo sobre la pantalla, sino sobre el paño y de allí a la pantalla. Esa táctica evitará que puedan quedar manchas en el monitor. En caso de querer hacer una limpieza sin comprar productos específicos, use apenas un paño húmedo (con muy poca agua, para no mojar los equipos). Después de haber pasado el paño con agua o producto especial, pase un trapo suave y limpio para secar el dispositivo.

Teclas pegajosas

La grasitud de los dedos, los restos de galletas y meriendas vespertinas y otras rutinas similares contribuyen para convertir al teclado en el área más mugrienta de un computador de uso frecuente.

Aunque trabajoso, limpiar un teclado es simple. Con una toallita húmeda, o un pedazo de papel higiénico lévemente humedecido, retire la suciedad una por una. Sea paciente, y recuerde que humedecido es lo contrario de empapado, a menos que uno quiera deshacerse de su teclado. Tampoco use nada abrasivo, porque las letras del teclado podrían borrarse definitivamente.

Gabinetes

No sólo son las pantallas y teclados los que se deterioran con la suciedad. También la parte externa de las laptops y el armazón de las CPUs salen perjudicados, si bien se trata de áreas menos sensibles, muy fáciles y rápidas de limpiar.

Un paño húmedecido con agua, o con algún toque de solución jabonosa, pueden hacer maravillas. Tenga cuidado con las ranuras para evitar que el líquido penetre en el aparato. En laptops pueden usarse toallitas de bebé; retire una del envase, dóblela, espere algunos segundos a que la humedad se evapore y pase la toallita con movimientos circulares sobre la superficie sucia.

Ojo: el uso de alcohol está permitido, pero evite el alcohol común. En equipos electrónicos la mejor opción es el alcohol isopropílico, que tiene menos de 1% de agua en su composición.Como toque final, seque con papel higiénico del más suave.

Los cables olvidados

Mientras los cables sigan existiendo hay que limpiarlos. La buena noticia es que con ellos puede usar esponja, o limpiadores abrasivos (prohibidos en la limpieza de cualquier electrónico), porque los cables están envueltos con goma, un material que los protege.

Mantenga la limpieza

El polvo es un villano ineludible. Sus equipos informáticos se ensuciarán sin importar lo que usted haga, si bien hay opciones para que se mantengan limpios por más tiempo.

No hay que dejar que el polvo se acumule sobre la máquina. Recuerde pasarle un paño limpio con regularidad, y llevar siempre algún trapo suave en la mochila como compañía de la computadora portátil: después de usarla, pásele el trapo y ciérrela.

La grasitud en el equipo es más fácil de prevenir, simplemente lavándose las manos antes de usar la computadora. Evite tocar la pantalla y, muy importante, comer frente al aparato o llevarlo a la cocina. Aguante la tentación de hacerlo, por el bien de su equipo.

Es clave que la mesa donde se ubique el equipo se mantenga siempre limpia. Y recordar que, aunque la suciedad sea externa, puede colarse al interior del dispositivo y causar un problema mayor, dañando las piezas internas.

Productos de limpieza especiales para computadoras

Basta navegar en tiendas virtuales de Internet para encontrar productos especialmente diseñados para la limpieza de computadoras. También en tiendas de informática o hasta supermercados pueden encontrarse los más comunes, sprays de limpieza para monitores LCD; uno de los más caros es el iClean, que viene con una toallita de microfibra para limpiar el monitor.
Existen opciones más baratas también para monitores y teclados, tanto de marcas locales (en algunos países latinoamericanos) como internacionales. Tal es el caso de Philips, que ofrece su propia línea de productos de limpieza de artículos de computación y electrónicos, como los drives de lectura y grabación de CDs y DVDs.

En nuestra búsqueda encontramos opciones hasta entre vendedores callejeros. En tales casos hay que ser audaz para probar si los productos cumplen con lo que los vendedores informales prometen.